Sin categoría

LOS SECRETOS DE LA FELICIDAD

By 12 marzo, 2018 No Comments

TENGO UN REGALO PARA TI

Los secretos de la felicidad:
Los 10 tips que te cambiarán la vida.

Felicidad, que bonito nombre tienes! Y qué difícil es a veces llegar hasta ti y sentirte en plenitud. 

 

Somos las decisiones que tomamos. Cada decisión que tomamos nos transforman en lo que somos, constituyen la vida que elegimos y de esa forma somos lo que pensamos y lo que elegimos hacer.

 

Y por eso, te pregunto: Tú, ¿decides ser feliz?

 

Si la respuesta es , estás en el lugar y momento adecuados.​

 

Siempre se ha hablado de la felicidad. Sobre lo que realmente es, cómo se consigue o qué le ocurre a la gente que cree haberla hallado. Algunos dicen que es un fin, otros un medio y otros una consecuencia. Yo personalmente, creo que no es un destino, sino que la felicidad es un camino. No es algo que se encuentra así de repente, es una actitud frente a la vida, es algo que se es y se aprende a ser. Ser feliz es un trabajo diario, sin prisa pero sin pausa.

Confío plenamente en que a pesar de las adversidades y de lo momentos difíciles, podemos llegar a sentirnos realizados y afirmar con total convicción: Sí, Soy feliz!

Bien, no te hago esperar más! Aquí tienes los 10 secretos para conseguir la felicidad. Y no solo me han funcionado a mi, y a muchos de mis pacientes, sino que todos estos tips han sido demostrados científicamente por diferentes estudios de gran prestigio y reconocimiento. Ponlos en práctica y tu también lo lograrás.

Te lo prometo.

 

1- Aprende a controlar tus pensamientos:

Alimenta las emociones positivas

Tres consejos: 1-Empieza por no quejarte y 2- No le dediques demasiado tiempo a lo que te preocupa.

Como me decía siempre mi madre: “De las cosas no hay que preocuparse, hay que ocuparse!”. Sabias palabras que me han ayudado en diferentes momentos de mi vida. Cuando malgastamos nuestra energía en prestar atención en el problema, estamos más lejos de tener la claridad mental y la creatividad que necesitamos para tomar decisiones y buscar una solución.

A la vez que cuando nos quejamos, solo conseguimos darle vueltas una y otra vez, entrar en bucles y recordarnos en voz alta aquel aspecto negativo o aquello que no funciona, y eso nos aleja de sentirnos bien.

Los pensamientos son los responsables de nuestras emociones y de nuestra conducta y nuestra actitud frente a la vida, es decir, lo que nos perturba no es realmente lo que nos sucede, sino la interpretación que hacemos al respecto. Centrar nuestros pensamientos en lo positivo de las cosas y de las situaciones, siendo más objetivos, nos ayudará a sentirnos bien y a funcionar mejor.

Mahatma Gandhi dijo que la “Felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces, está en armonía”.
Necesitamos esa coherencia.

2- Cambia el chip: Ni el dinero ni el éxito te hacen más feliz.

“El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si amas lo que estas haciendo, entonces serás exitoso”. Albert Schweitzer.

El propósito de la vida es una vida con propósito. Descubre cual es tu objetivo en la vida, haz aquello que realmente quieres hacer. Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida. Y es que el mundo necesita a gente que ame lo que hace.

El éxito llegará si primero encuentras la pasión por lo que haces, trabajas duro y eres tú con toda tu esencia y en total plenitud. Deja de pensar: “Cuando todo me vaya bien seré feliz”. Piensa “Cuando sea feliz todo me irá bien!”.

3- Cuida tus relaciones: Rodéate de gente buena, optimista e incluso, mejor que tú.

Las personas positivas y optimistas, no niegan los problemas, sino que tienen la suficiente seguridad personal y amor propio, para saber que pueden cambiar el curso de las cosas, y transformar un momento triste o doloroso, en una experiencia que les hará más sabios y salir fortalecidos para seguir avanzando.

Se ha demostrado que las personas con más vínculos sociales, con amigos, familia y comunidad, son más felices, más sanos y viven más. E aquí dos de las claves: 1) Busca calidad en tus relaciones, no cantidad. 2) Construye una relación sentimental basada en el apoyo.

Por lo tanto, busca tener un entorno motivador, relaciónate con personas que te impulsen a sacar lo mejor de ti y que hagan que quieras ser mejor persona.

4- Vive el presente, aquí y ahora:

La mayoría de nosotros funcionamos por inercia, con el botón de piloto automático activado. Uno de los factores más importantes para la felicidad, es estar enfocado en el hoy, abrazar el momento presente, tener conciencia de lo que nos rodea y de cada sensación que vamos sintiendo ahora, ya, en este instante.

Aléjate de las anticipaciones negativas y predicciones del futuro, somos expertos en hacernos “pelis con efectos especiales” sobre situaciones que todavía no han sucedido y quizás nunca lo hagan, y que de suceder seguro que no son la mitad de dramáticas como imaginamos a priori.

Céntrate en lo que está pasando ahora. Intenta vivir las cosas como si fuera la primera vez. Un ejercicio interesante y muy simple es por ejemplo, comerte tu fruta preferida de forma lenta y curiosa, activando todos tus sentidos en ella, o bien, hacer lo mismo en el momento de la ducha matutina, sintiendo el agua caer por nuestro cuerpo y rostro, relajándonos y centrándolos en esas sensaciones físicas. Pospón la lista mental de todo lo que tienes que hacer durante el día y disfrútala!

“El ayer es historia, el mañana un misterio y el hoy es un regalo, por eso se le llama presente”.

5- Enamórate de ti:

Quiérete, valórate, respétate y supérate.

Una buena autoestima es una pieza clave para lograr ser feliz. Se trata de valorar y potenciar todos aquellos aspectos de nosotros mismos que nos gustan o por los que podemos sentirnos orgullosos. Tanto por dentro como por fuera.

Como dice el cuento del Principito: “Solo con el corazón se puede ver bien: Lo esencial es invisible a los ojos”.

Nuestro máximo potencial se encuentra en nuestro interior, así que empieza a pensar en ti como un ser único y especial, porque lo eres!

No te compares, no te autocastigues, perdónate, permítete equivocarte, se amable y compasivo tanto contigo como con los demás. Cuida tu diálogo interno, todo aquello que te dices. Felicitarte y premiarte cuando has conseguido algo es esencial. Y ten presente que: A veces se gana, a veces se aprende. Que algo salga mal no significa que no seas válido. Si fallas en algo no lo veas como un fracaso sino como una nueva oportunidad para mejorar.

6- Controla tu nivel de estrés: Para y respira.

Un nivel adecuado de estrés es necesario, ya que nos ayuda a enfrentarnos a las exigencias del día a día, pero tu mente y tu cuerpo tienen un límite. Niveles altos de estrés pueden generar enfermedades físicas y mentales, ya que ataca directamente a nuestro sistema inmunológico.

El estrés y la felicidad son incompatibles, es cuestión de química. Cuando estamos estresados nuestro cuerpo segrega adrenalina, en cambio cuando sentimos placer y bienestar nuestro cerebro segrega Serotonina, la famosa hormona de la felicidad. La Serotonina eleva el ánimo, aumenta nuestras defensas, el impulso sexual, así como la esperanza del tiempo de vida.

Mi consejo es: Date cuenta de tu aceleración y para! Tómate unos minutos para practicar respiración profunda, verás que sensación.

Y el fin de semana, tómate tiempo para no hacer nada, incluso permítete aburrirte. Cuando nuestra mente está tranquila y relajada, es cuando funcionamos mejor y más creativos estamos. Este ejercicio nos ayudará a tomar decisiones y a ver las cosas con más claridad.

7- Ten hábitos saludables:

Como ya os he comentado, la Serotonina juega un papel importante en nuestra vida. Qué hacer para aumentar los niveles? Practica ejercicio físico, yoga o meditación, mantén una buena alimentación y unos buenos hábitos del sueño, liberarás tensiones y fomentarás tu bienestar.

“Hay cosas que se tienen que hacer todos los días; comer 7 manzanas un sábado no funciona”. Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir.

Yo siempre recomiendo hacer algún tipo de ejercicio físico ya que funciona de manera muy poderosa para calmar el estrés y los trastornos de ansiedad. Lo sé, en un principio da mucha pereza y aunque cuesta juntar coraje para salir a caminar, correr, andar en bicicleta, si finalmente te animas a hacerlo, la sensación al regresar a tu casa, va a ser fantástica. Te lo aseguro.

“Mens sana in corpore sano”.

8- Sé agradecido:

Son muchos los estudios que afirman que ser agradecidos nos hace más felices. No sólo me refiero al modo literal de dar gracias. El secreto está en ser capaces de dar las gracias sin que ocurran hechos extraordinarios. Estar agradecidos por todo y por nada en especial, sean cuales sean las circunstancias de nuestras vidas. Basta con celebrar pequeños detalles de la vida, pero no por ello menos valiosos. Cuanta más gratitud sientas, más feliz serás.

 

Te propongo un ejercicio al que yo llamo “noches de acción de gracias”: Si lo conviertes en hábito notarás los efectos. Se trata de que cada noche antes de irte a dormir, anotes en una libreta 3 cosas-personas-situaciones positivas que has vivido en el día, gracias a las cuales te has sentido bien. Hacer una lista de razones que merecen ser aplaudidas en nuestra vida ayuda a sentirse reconciliado con las que nos hacen más difícil la existencia.

9- Ayuda a los demás:

Se ha demostrado que ayudar además de expandir el sentido del tiempo y de generar un sentimiento de satisfacción y bienestar, aumenta nuestra autoestima, alivia el estrés, la ansiedad y la depresión, ayuda a crear vínculos de confianza y a fortalecer nuestras relaciones, te hace ser de las personas que ve el “vaso medio lleno”, más positivo y optimista, te sientes en paz interior y contagias amabilidad, animando a los demás a que hagan lo mismo, por lo que puedes crear una especie de “cadena de favores”.

“El que ayuda a los demás se ayuda a sí mismo”.

10- Viaja, sal de tu zona de confort, haz cosas por primera vez.

Yo soy de las que afirma que viajar te hace feliz antes, durante y después, cuando lo planeas, cuando lo vives y cuando lo recuerdas. Viajar hace que seamos mejores personas, más tolerantes y más cultos; Yo siempre digo que viajar es lo único que pagas y te hace más rico!

Somos la suma total de nuestras experiencias y nuestras mayores inversiones deberían dedicarse a crear recuerdos para toda la vida, en base a experiencias y vivencias personales, como los que se generan viajando. Así que crea tu ruta, rompe con la rutina!

Como bien afirma Eduard Punset: “La felicidad es la ausencia de miedo”. Atrévete, desafía tus límites! Las mejores cosas están al otro lado del miedo. Verás que te esperan cosas maravillosas.

 

Porque la vida comienza donde termina tu zona de confort. Porque la vida es bella y merece la pena vivirla!

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies